« octubre 2019 | Inicio

1 posts from noviembre 2019

11/08/2019

La productividad y la semana laboral

La productividad y la semana laboral

¿Qué sucede si, en lugar de usar aumentos de productividad para comprar más posesiones, los usamos para obtener más tiempo?

La productividad ha aumentado exponencialmente durante más de un siglo. Este es uno de los desarrollos más notables de todos los tiempos. Hasta hace unas décadas, esta recompensa se ha utilizado tanto para aumentar la comodidad del material como durante más tiempo. Sin embargo, en las últimas décadas, el aumento se ha utilizado exclusivamente para comprar más cosas; las horas realmente han aumentado en los Estados Unidos. Mientras tanto, ha habido un pequeño aumento en el bienestar subjetivo en los países desarrollados en las últimas décadas.

Un trabajador promedio necesita trabajar solo 11 horas por semana para producir tanto como 40 horas por semana en 1950. (Los datos aquí provienen de los Estados Unidos, pero los aumentos de productividad en Europa y Japón han sido de la misma magnitud). La conclusión es inevitable: si la productividad significa algo, un trabajador debería poder ganar el mismo nivel de vida que un trabajador de 1950 en solo 11 horas por semana. A continuación, se muestra la cantidad de horas por semana necesarias para producir tanto como un trabajador de 1950, utilizando datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de los EE. UU., Incluidos los de fabricación y servicios:

Horas trabajo 1950.png

Número de horas por semana necesarias para producir tanto como un trabajador de 40 horas en 1950

En otras palabras, el número de horas semanales necesarias para producir la producción de los trabajadores de 1950 disminuyó en casi una hora por año hasta mediados de los años 70, y desde entonces ha disminuido en aproximadamente media hora por año.

Las encuestas han demostrado que las personas en países con el nivel de vida que los Estados Unidos disfrutaron en la década de 1950 no están menos satisfechos que los estadounidenses de hoy. De hecho, muchos estudios muestran que los ingresos aumentan el bienestar subjetivo de las personas solo hasta el punto en que se satisfacen las necesidades básicas. Sin embargo, la productividad ha aumentado tanto que podemos tener tanto las posesiones adicionales como el tiempo extra. Incluso desde 1975, supuestamente una era de bajo crecimiento de la productividad y estancamiento en los niveles de vida, la productividad medida oficialmente ha aumentado casi un 70%. Por lo tanto, el trabajador promedio necesitaría trabajar solo 23 horas por semana para producir tanto como uno trabajando tan recientemente como 1975:

Horas trabajo 1975.png

Número de horas por semana necesarias para producir tanto como un trabajador de 40 horas en 1975

Y, si las medidas de productividad tienen algún significado, el trabajador promedio podría tener una semana laboral de 29 horas si estuviera satisfecho con producir tanto como un trabajador de 40 horas en 1990.

El rápido crecimiento de la productividad no es necesario para reducir el tiempo de trabajo.

Se habla mucho de la tasa de crecimiento de la productividad y su relación con el bienestar de los trabajadores. Pasar por alto es un hecho mucho más importante: debido a que la productividad ha estado creciendo durante tanto tiempo, ahora es tan alta que puede permitirnos reducir drásticamente las horas de trabajo mientras se mantiene un alto nivel de vida material. Lo más importante no es la forma en la productividad está creciendo rápidamente, pero eso es ya lo suficientemente alta. No necesitamos esperar a futuros aumentos de productividad: los aumentos necesarios ya han sucedido.

Horas más cortas y la noción de progreso.

Curiosamente, como señala un artículo sobre la historia laboral, se suponía que las horas más cortas eran una consecuencia natural del aumento de la productividad en los EE. UU. Hasta la década de 1930, que aparecía en las plataformas de todos los partidos principales, y lo anterior muestra cómo la semana laboral habría evolucionado si la tendencia continuó después de la Segunda Guerra Mundial. En Europa, la reducción del tiempo de trabajo ha seguido siendo un problema, y la semana laboral ha estado disminuyendo en los últimos tiempos, a diferencia de los Estados Unidos. Sin embargo, incluso en Europa, la disminución del tiempo de trabajo ha quedado muy por detrás del aumento de la productividad.

¿Quién se beneficia del aumento de la productividad?

Según las estadísticas oficiales, la participación "laboral" del ingreso nacional en los Estados Unidos se ha mantenido constante durante los últimos 50 años. "Trabajo", sin embargo, incluye a todos hasta Bill Gates. El preocupante aumento de la desigualdad de ingresos en los Estados Unidos significa que muchas personas no comparten los beneficios del aumento de la productividad. Sin embargo, el potencial está ahí. Además, el aumento de la desigualdad es principalmente un fenómeno estadounidense: no se ha producido, o se ha producido en una escala mucho menor, en otros países avanzados.

Conclusión

La marcha de la productividad es tal que su aumento en un lapso de tiempo tan corto como una década podría usarse para reducir drásticamente las horas de trabajo mientras los niveles de vida se mantuvieron constantes.

Posdata

¿Cuánto tiempo puede continuar el crecimiento? Incluso si continuara la tasa de aumento supuestamente lenta en los últimos tiempos, la productividad aumentaría un 120% en los próximos 50 años, y un trabajador de 2050 necesitaría trabajar 15 horas para tener el mismo ingreso real que un trabajador de 1990 (o menos de 6 horas para tener el mismo ingreso que el trabajador de 1950):

Horas trabajo 1995.png

Producción por hora, proyectada con base en la tasa de aumento de 1975-2000; 1995 = 100

Por supuesto, aquí es posible que hayamos exagerado demasiado la utilidad de la definición oficial de productividad, y el crecimiento exponencial no puede continuar para siempre, pero se mide la productividad, el aumento y su relación con el potencial de reducción de la semana laboral es demasiado grande.

Tomado de:  http://groups.csail.mit.edu/mac/users/rauch/worktime/

Por: Erik Rauch

Traducido por: José Manuel Medina Basto

Facultad de Matemáticas e Ingenierías

Fundación Universitaria Konrad Lorenz