Usted está en: Inicio / Programa de Matemáticas / ¿Será que los matemáticos se hacen?

¿Será que los matemáticos se hacen

A lo largo de los años, se ha discutido la postura de si el matemático nace o se hace y  hasta el día de hoy, no existe suficiente información para concluir que una de las posturas es verdadera o falsa, es por ello que, el debate sigue en pie. El objetivo de este artículo no es convencerlos de una postura en particular, sino dar a conocer el punto de vista de que el matemático se hace y, romper el paradigma social de que las matemáticas sólo son para unos cuantos. Quizá me esté equivocando, quizá Poincaré estaba en lo cierto, cuando decía que los matemáticos nacen, mas no se hacen, quizá, pues por el momento no es una verdad absoluta.

De acuerdo con el padre de la epistemología genética, Jean Piaget, el desarrollo cognoscitivo del hombre tiene dos principios: organización y adaptación. El primero, es innato en las personas y conforme al crecimiento del niño, éste pasa de integrar patrones físicos a esquemas más complejos; el segundo, depende del ambiente donde crece el niño, y es aquí donde ajusta sus estructuras mentales; de esta manera, una persona se ve influenciada por factores sociales, culturales, educativos y demás (Rafael, 2009).

Por otro lado, Eric Weiner, señala que hay ciertos rasgos que son hereditarios, por ejemplo, el color de ojos, la calvicie, pero, “no existe un gen de la genialidad y no todos los grandes genios han tenido hijos igualmente brillantes”. También menciona que, la sociedad asocia el Coeficiente Intelectual (CI) con inteligencia; aunque, se han visto casos como el de William Shockley (ganador del Premio Nobel de física en 1956) o Richard Feynman (pionero en física cuántica) que lograron un CI de apenas 125 puntos, una cifra respetable pero, no comparable con el CI de las grandes mentes como Albert Einstein y en todo caso, son personas que han hecho grandes contribuciones a la ciencia (Semana, 2016).

Entonces, ¿qué es lo que caracteriza a esas personas que han aportado a la ciencia? Nombraré algunos casos en particular. Empezando por Pitágoras, considerado el primer matemático puro, que desde niño tuvo un acercamiento con sabios sirios y caldeos, gracias a su madre, quien se preocupó por la educación de sus hijos. En uno de sus viajes, conoció a Tales, despertando el amor por las matemáticas y la astronomía en Pitágoras (Jimeno, 2014). También encontramos a Leonhard Euler, pues creció en un ambiente muy favorable, que estimuló el estudio de la matemática y gracias a su padre, dio sus primeros pasos en esta ciencia formal (Gutiérrez, 2007).

Imagen 1Imagen 1. De la izquierda a la derecha: Pitágoras, Euler y Gauss

Otro ejemplo es Carl Friedrich Gauss, quien vio un gran interés en las clases de matemáticas, impulsado por sus profesores, y fueron ellos quienes ayudaron a conseguirle una beca que fomentara sus habilidades matemáticas; vale la pena mencionar que, todo esto no hubiera sido posible si su madre no lo hubiera protegido de las intenciones que tenía u padre para que fuera jardinero y albañil (Carrillo, 2002).

Aún más, analizando la vida de quienes han ganado la Medalla Fields, el mayor reconocimiento que puede recibir un matemático en el mundo, encontramos a Grigori Perelman (rechazó el premio), quien afirmó que tuvo influencia por parte de sus padres; en cuanto a su padre, manifestó que “me facilitó problemas matemáticos y también lógicos para pensar. Dispuse gracias a mi padre de una gran cantidad de libros para leer. También me enseñó a jugar al ajedrez. Estaba orgulloso de mí” (Chinea, 2013).

Imagen 2Imagen 2. Ganadores de la Medalla Fields. De izquierda a derecha: Cauchar Birkar, Alessio Figalli, Peter Scholze y Akshay Venkat

Por otro lado, Peter Scholze, ganador de la Medalla Fields en el año 2018, se vio influenciado por su madre informática y su padre físico, además, estudió en el Heinrich Hertz Gymnasium, un instituto berlinés especializado en ciencias y matemáticas, inclusive, una de sus grandes inspiraciones, fue Andrew Willes, quien demostró el último teorema de Fermat (Timón, 2016).

De esta manera, se podría continuar hablando de las influencias e inspiraciones que han tenido las personas que hoy en día son reconocidos como grandes matemáticos por sus aportes al mundo científico y aun así, se podría llegar a la conclusión de que el ambiente (familiar, cultural, social, educativo, etc.) en el que crecieron, jugó a su favor, permitiendo potencializar sus habilidades en la matemática.

Finalmente, las contribuciones en la ciencia podrían ser mayores si se destruye la idea de que las habilidades matemáticas sólo son innatas en ciertas personas, que se heredan o que sólo son para aquellos con familiares que han destinado su vida a la ciencia, pues de ser así, sería innecesario pensar en la creación de nuevos modelos de enseñanza de la matemática o estrategias que impulsen estas habilidades desde la niñez.

Referencias

Carrillo, F. (Mayo de 2002). El Príncipe de las Matemáticas. Apuntes de Historia de las Matemáticas, 1(2), 27-38.

Chinea, C. (2013). Grigori Yakovlevich Perelman, un genio independiente en San Petesburgo. Recuperado el 23 de Septiembre de 2018, de https://casanchi.com/

Gutiérrez, S. (2007). Euler: El maestro de todos los matemáticos. SUMA, 79-84.

Jimeno, C. (2014). Pitágoras. Recuperado el 23 de Septiembre de 2018, de https://www.upct.es/

Rafael, A. (2009). Desarrollo cognitivo: Las Teorías de Piaget y de Vygotsky. Recuperado el 23 de Septiembre de 2018, de https://www.paidopsiquiatria.cat/files/teorias_desarrollo_cognitivo_0.pdf

Semana. (2016). Genios, ¿nacen o se hacen? Semana.

Timón, Á. (09 de Agosto de 2016). El joven genio que desnuda las matemáticas. El País.

 

Escrito por:

Leidy Catherinne Sánchez Ascanio

Estudiante del programa de matemáticas, Konrad Lorenz Fundación Universitaria.

Publicado por Luisa María Fernández O El día 10/03/2018 Enlace permanente Comentarios (3)

Comentarios