« marzo 2015 | Inicio | mayo 2015 »

3 posts from abril 2015

04/18/2015

¿Por qué hacer parte de un semillero de investigación?

Algunos hemos sido afortunados. Se nos ha brindado la oportunidad de hacer parte de una comunidad universitaria; de formarnos académicamente con un objetivo claro, que nos sea otorgado un título “profesional”. Mi abuelo no tuvo ese privilegio. En los años 40, cuando él fue obligado a prestar el servicio militar, el primer día solicitaron: quién sepa leer y escribir, un paso al frente; dos (incluido mi abuelo) de alrededor de cuarenta dieron el paso. En aquella época, saber leer y escribir era un factor diferenciador. Mi abuelo, junto con su otro “letrado” compañero, llevaron a cabo labores de oficina durante su paso por la milicia; esto les permitió tener ciertas ventajas y comodidades frente a sus compañeros analfabetas.

20141024_141234

Ese factor diferenciador ha venido evolucionando a través de los años. En algún momento, ser “profesional” pudo ser considerado como una ventaja competitiva en el entorno laboral. Y aunque las estadísticas muestran que solo el 25% de los egresados del nivel medio acceden a educación superior de calidad[1], la realidad actual es que ser profesional no garantiza un acceso inmediato a la vida laboral y una estabilidad en la misma.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, si se es estudiante universitario, se deben generar factores diferenciadores que permitan establecer ventajas competitivas con miras al entorno profesional. Las estrategias son diversas; un buen promedio académico o aprender un segundo idioma pueden llegar a ser importantes. Otra estrategia es participar en espacios académicos que no están incluidos en el plan de estudios de cada programa, es decir, participar en actividades extracurriculares.

 

La Fundación Universitaria Konrad Lorenz declara en su Misión institucional la investigación como una de sus funciones sustantivas. Dentro de esta función, se encuentra la denominada Formación Investigativa, la cual consiste en la inclusión de procesos investigativos en la formación de los estudiantes.

 

En el ámbito curricular, las asignaturas de metodología de la investigación y trabajo de grado propenden al cumplimiento de la Formación Investigativa. En el ámbito extracurricular, los Centros de Investigación de la Institución ofrecen los denominados semilleros de investigación como espacios para la consecución de la Formación Investigativa en el estudiantado.

 

Pero, ¿qué es un semillero de investigación? y ¿por qué es importante participar en estos espacios?. Al segundo cuestionamiento intenté darle una respuesta parcial en los apartados anteriores.

 

Según RedColsi (La red Colombiana de Semilleros de Investigación) define un semillero de investigación así[2]:

 

Un semillero de investigación es un grupo de dos o más personas, vinculadas a una Institución de Educación básica, media o superior, o a un organismo de investigación público o privado del país o fuera de él y que manifiestan su intención de funcionar como Semillero, por medio de un acta de constitución y la estructuración de un Plan de desarrollo. Los Semilleros de Investigación se clasifican de la siguiente manera:

Semilleros en formación: Aquellos recién conformados, que no tienen aún un proyecto de investigación y se encuentran en una fase exploratoria, pero tienen un Plan de Desarrollo.

Semilleros consolidados: Aquellos ya cuentan con por lo menos, un Proyecto de Investigación y trabajan para desarrollarlo.

Redcolsi

Por otro lado, en la literatura encontramos varias definiciones sobre semillero de investigación[3]:

  • Es una comunidad de aprendizaje donde confluyen los estudiantes de las diferentes profesiones y disciplinas con el propósito de buscar una formación integral.
  • Es un grupo de estudiantes dirigidos por uno o varios docentes para comprender una temática y sus aplicaciones a partir de realizar discusiones y criticas, apoyados en metodologías hacia la consolidación de procesos investigativos.
  • Es un espacio de discusión y formación integral de carácter interdisciplinario, multidisciplinario y transdisciplinario, que amplía la interacción entre profesores y estudiantes con miras a fortalecer el progreso científico.
  • Son grupos que adquieren instrumentos para el desarrollo de investigaciones, en un ambiente de tertulia y dialogo donde se aprende a aprender y se descubre nuevo conocimiento y métodos de aprendizaje.
  • Grupo humano que apoya y explora alternativas que hagan de la investigación una fuente de conocimiento y eje central de desarrollo para la universidad.
  • Grupo con actividades que promueven la formación científica, generando una actitud reflexiva y critica, que contribuya al desarrollo de competencias en el estudiante para descubrir y crear.
  • Es un espacio de formación, anexa a las labores académicas, y que busca formar investigadores. Es una alternativa y un apoyo para realizar procesos de investigación en que se comparte el conocimiento y la convivencia para ayudar a resolver problemas.

 

Estas distintas definiciones convergen en una serie de elementos comunes, tales como la consolidación de un grupo y un espacio, en el que participan estudiantes y docentes dentro del quehacer científico, y en actividades, ya mencionadas, son adicionales a las meramente curriculares, es decir, actividades que están por fuera del plan de estudios del programa.

 

El desarrollo de competencias investigativas es fundamental para el desarrollo de la carrera profesional, y repercute de forma directa en otras habilidades laborales. La participación activa en semilleros de investigación permite, además de desarrollar las capacidades investigativas, el desarrollo de la habilidad para trabajar en grupo donde prima la interdisciplinariedad; para plantear problemas y resolverlos; mejora las habilidades comunicativas tanto orales como escritas. Permite la interacción con expertos en el tema de investigación, lo que redunda en finalmente en un enriquecimiento al trabajo realizado.  Lo mas importante de la participación en un semillero, es que es una participación voluntaria; es decir, se trabaja en un tema de investigación el cual el estudiante escoge, y lo hace porque le gusta. Algunos encuentran un tema que finalmente les apasiona.

 

La participación en semilleros, además nutre las actividades curriculares que todo profesional en formación deberá enfrentar, y es la presentación del denominado trabajo de grado. Son varios los casos en los cuales estudiantes de últimos semestres llegan a esta instancia sin tener la menor idea de la temática a desarrollar para la asignatura trabajo de grado. Esta situación conlleva a la presentación de trabajos apresurados y de baja calidad, lo que finalmente genera, en ciertos casos, la perdida de la asignatura o la postergación de la presentación de trabajo. La participación en semilleros de investigación permite identificar desde los primeros semestres una temática a investigar, generar un proyecto de investigación, que a la postre, se pueda convertir en un trabajo de grado.

 

Enriquecer la hoja de vida al incluir la participación en semilleros de investigación permite aumentar las posibilidades de acceder a una maestría o a un doctorado, mas aún cuando se han identificado desde el pregrado las habilidades y los intereses investigativos propios. Retomando el factor diferenciador del que hablaba al principio, probablemente, ese factor en la actualidad se encuentre en la tenencia de un título de posgrado.

 

El dato: Para 2012 el número de profesionales con título de doctor era de alrededor de 5.200 en todo el país[4].  Si hoy en día, el ejército convocara profesionales, y de entre cuarenta pidiera: quienes tengan doctorado den un paso al frente, seguramente no habría dos que lo dieran.

  

Escrito por: Gustavo Andrés Campos Avendaño Ph.D.

Director del Centro de investigaciones

Facultad de Matemáticas e Ingenierías

Fundación Universitaria Konrad Lorenz



[1]www.agenciadenoticias.unal.edu.co/detalle/article/el-75-de-los-bachilleres-no-acceden-a-universidad-de-calidad/

[2] www.fundacionredcolsi.org/index.php/institucional/resena-de-la-red

[3] Soler, L. C. T. (2005). Para qué los Semilleros de Investigación. Revista Memorias. Universidad Cooperativa de Colombia, 1-10.

 [4] www.elcolombiano.com/los_doctores_que_preocupan-LBEC_171390

04/15/2015

Las Verdades y los Mitos del Software Libre

En general, hay muchas realidades de la ingeniería de sistemas, de la tecnología y del software cuya percepción es distorsionada o falsa.  Una de ellas es la del Software Libre, que por su escritura en inglés (free software) suele confundirse con software gratuito, y como si fuera poco, con software “para pobres”, aceptando la falsa idea de que el software libre es de mala calidad, es para quienes no tienen para pagar licencias o, en el peor de los casos, relacionado con usuarios y desarrolladores que están condenados al fracaso profesional y económico.

Pues que sea ésta la oportunidad de poner las cosas claras y de limpiar la imagen del software libre, de resaltar todas sus bondades y su “poder” frente al software propietario.

   2015_07_2_software

 

 ¿Qué es Free Software?

Empecemos por aclarar que el Free es por la “Libertad” y no por la “Gratuidad”, los usuarios de software libre gozan de ciertos niveles de libertad en su uso y aprovechamiento, pero no implica que éstos sean gratuitos.  Dentro de estos niveles de libertad pueden configurarse diversos tipos de licencias, también hay algunas restricciones y condiciones.

 

¿Cuáles son los niveles de libertad?

Aunque el movimiento del software libre tenga diferentes ramas, lo que unifica todos los modelos de desarrollo y todos los tipos de licencias son las libertades que los desarrolladores de software libre desean que adquieran los usuarios. Estas libertades fueron declaradas por la Free Software Foundation (FSF) de la manera siguiente:

  • Libertad0: la libertad de ejecutar y usar el software para cualquier propósito.
  • Libertad 1: la libertad de estudiar el programa y de adaptarlo a sus necesidades.
  • Libertad 2: la libertad de distribuir copias.
  • Libertad 3: la libertad de modificar el programa y de liberar las modificaciones al público.

 

¿Cómo generar ingresos con software libre?

Hay que olvidarse de la idea de que el software libre no permite la generación de empresa, de negocios y de ingresos.  Pues realmente, la diversidad de modelos de negocios con software libre es tan grande como la del software propietario, pero su economía no se basa en la venta de licencias, como parece serlo en el propietario.

Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Desarrollo de soluciones a la medida.
  • Soporte y consultoría
  • Apropiación de conocimiento
  • Implementación de soluciones
  • Servicios de outsourcing.

 

¿Dónde puedo conocer más sobre software libre?

Un gran escenario es el Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre, un evento que se realiza en todos los países de Latinoamérica y que tiene sede en Bogotá.  Allí, además de poder llevar tu PC o portátil e instalar libremente diversas aplicaciones, podrás participar y asistir a exposiciones, conferencias, talleres y muchas otras actividades.  Puede encontrar mayor información en el link:

http://www.flisol.info/FLISOL2015/Colombia/Bogota?highlight=%28%5CbCategoryCity%5Cb%29

 

Escrito por: NELSON ARMANDO VARGAS SANCHEZ <nelsona.vargass@konradlorenz.edu.co>

Director Programa de Ingeniería de Sistemas de la Konrad Lorenz, Fundación Universitaria

¿Qué es esencialmente la matemática?

Es muy probable que todos los matemáticos, en cualquiera de sus fases, desde la formación hasta los más expertos, nos hayamos enfrentado a la pregunta que da título a esta entrada, ya sea porque nos la hemos hecho nosotros mismos o porque la hayamos recibido de un tercero. También es muy probable que al recibir esta pregunta, la respuesta no se haya dado con total seguridad.

Por eso, en esta entrada nos hacemos esta pregunta: ¿qué es esencialmente las matemáticas? Y para contestarla nos vamos a ayudar del fantástico libro “La matemática: su contenido, métodos y significado” de Alexandrov, Kolmogorov y Laurentiev.

Math

 

Según los autores, son rasgos característicos de las matemáticas: “su abstracción, su precisión, su rigor lógico, el irrefutable carácter de sus conclusiones y, finalmente, el campo excepcionalmente amplio de sus aplicaciones”[1].

 

Tratar a fondo cada una de estas características daría tema para un tratado, sin embargo me gustaría abordar específicamente lo que toca a la abstracción.

 

Los matemáticos tratamos con objetos abstractos, como: números que nacieron de relaciones concretas pero que ya han perdido esta conexión; formas abstractas que algunas vez se refirieron a entes de la realidad concreta, pero que ahora se han desligado de esta realidad.

 

Cuando pensamos en el número 3, por ejemplo, no estamos pensando en 3 objetos de ninguna clase, a pesar de que cuando otrora aprendimos a contar, dicho número representaba una característica del conjunto que estábamos contando; en específico, esta característica se denomina cardinalidad del conjunto y no depende del tipo de objetos que se estén contando. Luego, los matemáticos, con este número descubrimos y formulamos propiedades, como el hecho de que es un número primo, un número triangular o es divisor de 12; todas estas, características abstractas del número que se separan de la realidad sensible y concreta de donde surgió.

 

Así mismo, cuando pensamos en una superficie como modelación de una hoja de papel estamos haciendo una abstracción, que además elimina o simplifica otras características de lo modelado (como el espesor, en este caso). Luego, esta superficie se puede seguir abstrayendo hasta llegar a prescindir totalmente de su representación gráfica y quedarse solamente con su representación simbólica, tan abstracta como se desee.

 

Sin embargo, los conceptos abstractos de número y forma geométrica son apenas los más elementales ejemplos de otros numerosos entes abstractos con los que los matemáticos lidiamos en nuestra cotidianidad.

 

En la misma línea de la abstracción, pero mirando desde la educación matemática, quiero cerrar esta entrada advirtiendo que un error muy común en la enseñanza de los objetos matemáticos es abordarlos desde su concepción abstracta, desconociendo que, aunque en su proceso de evolución, el objeto matemático se separa del objeto de la realidad que representa, en el proceso de comprensión, los aprendices requieren pasar por todas las fases de dicha evolución y deben construir los conceptos nuevamente partiendo de hechos concretos para generar las mismas abstracciones que la humanidad ha generado a lo largo de su historia.

 

Escrito por: CARLOS ALBERTO DIEZ FONNEGRA <carlosa.diezf@konradlorenz.edu.co> 

Twitter  :@CarlosADiez

Decano Facultad de Matemáticas e Ingenierías Konrad Lorenz, Fundación Universitaria



[1] A.D. ALEXANDROV, A.N. KOLMOGOROV, M.A. LAURENTIEV. La matemática: su contenido, métodos y significado. Alianza Editorial. 2014. p.17.